Comunicacion y Comunicadores en Montecristi. Por. @WBaldayaque

0
311
Por.- Willian Baldayaque
Montecristi, R.D.-  Un comunicador, de acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española (RAE), que cabe destacar es el organismo que se dedica a la elaboración de reglas normativas para el idioma español. Lo define de la siguiente forma: Adj.  Que comunica o sirve para comunicar.
Otras definiciones que podemos encontrar es que dicha persona posee capacidad para transmitir a los demás sus opiniones y conectar con la gente.
Melvis Cabrera, una persona que no necesita presentación en el área de la comunicación por su trayectoria y profesionalismo en esta área, vio en mis escritos en las redes sociales, las condiciones para llevar ese ejercicio a la radio. Yo no vine a Montecristi a trabajar en la radio, pero según su óptica consideraba que lo podía hacer según sus palabras mejor que «MUCHOS» de modo que lo que escribía y analizaba lo empecé a expresar a través de la radio.
Es a través del programa «El pueblo es quien manda» por la 97.1, dirigida por Efrain Perez, junto a Pablo Acosta y Melvys que me da esta oportunidad para iniciar.
Primero Melvys Cabrera, no me solicitó una certificación que me acreditara como alguien que tenía la autoridad y el derecho porque así un papel lo indicaba. Solo vio las condiciones para hacerlo.
Felipe Adolfo Lemoine, otro destacado comunicador que tampoco necesita presentación igual me permitió un espacio en el programa interactivo más popular de la provincia «El Desahogo», por donde han pasado los más destacados y respetados por su experiencia en toda la provincia: Vinicio Andres Ventura, Bolívar Ureña, Maximo Dominguez Ventura y actualmente Santos Vasquez. Felipe Lemoine a la fecha no me ha preguntado si tengo algo que me acredite o autorice.
Efrain Perez, director de la 97.1 me presentó donde su amigo y compañero de estudio Victor Lemoine, quien me permitió y presentó al Senador Heinz S Vieluf, quien sin ni siquiera conocer mi pasado y de dónde provenía o cuáles era mis intenciones me contrató para dirigir un programa de la juventud en su emisora en radio Guayibin por la 98.1. Ni el Senador ni Victor me han preguntado a la fecha por algo que me certifique para ejercer dicho trabajo, el cual a la fecha continúo realizando.
El empresario Julio Peña, me ha brindado la oportunidad de participar en su canal de televisión y lo he hecho en varias ocasiones. El empresario Peña, igual no me ha preguntado por alguna certificación.
Al parecer todas estas personas tienen la idea clara de que es comunicar y me han brindado el apoyo, respaldo y consejo para seguir haciéndolo y mejorando. Debo de mencionar a Raymond Gonzalez con quien hablamos de un programa en la televisión en conjunto, pero que por falta de tiempo no se materializó y Pedrojulio Martinez Ortiz quien me ha expresado felicitaciones, apoyo y ánimo para seguir. Dos comunicadores con los  programas de mayor audiencia en toda la provincia.
Todo esto evidencia que lo que vengo haciendo es comunicación, recibiendo respaldo, admiración y respeto de las personas que me han visto y escuchado y que publica y personalmente me lo han expresado, si permitir que se me suba a la cabeza y empezar a descalificar a los demás de forma arrogante, como muchos otros que si se le ha subido a la cabeza.
Sin embargo me resulta gracioso que recientemente el sindicato de comunicadores no me invitara a su fiesta del fin de año. Porque según me informan yo no estoy inscrito en algo que sólo para esta fecha funciona o existe a la hora de justificar la costumbre de buscar o conseguir recurso con las autoridades para la realización de la misma.
De modo que esto deja en evidencia una vez más el nivel de mediocridad de algunos comunicadores en Montecristi. Que bloquean espacio a quienes ven como una amenaza o posibilidad de relevar su mezquina, hedionda y podrida forma de hacer comunicación, donde el chantaje es su modus operandi. 
La carencia que tenemos hoy en día, de que a la comunicación no se le dé lugar que merece, se debe a estos negociantes de los medios, que se lucran a costa de monopolio que tienen los pseudos sindicatos, como si aparecer en un listado, te acredita o da credibilidad y no el trabajo que realiza.
Para mi ir a dicha fiesta no tiene ninguna importancia, porque no me voy a codear con un circulo lleno de hipocresía, ya que no es un secreto lo dividido y desacreditado que están esos grupo aquí. Pero creí necesario escribir, porque mi fin es desenmascarar a todo estos o a quienes les sirva el sombrero, balsa de mediocre.
Compártelo en tus redes sociales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here