lun. Oct 21st, 2019

El desamparo e infortunio de muchos comediantes

Por Amerfi Cáceres
República Dominicana es un país repleto de talentos, siempre ha sido así, solo que muy pocos salen a flote y saben darse importancia con sus «jefes» mal pagadores en su gran mayoría.  
Muchos productores de televisión se llevan en sus garras a esos muchachitos deseosos de fama y dinero, los ponen a trabajar hasta exprimirlos, luego cuando se cansan de estos los tiran como cualquier basura al zafacón,  sin prestaciones ni nada que parezca.
Por esa razón ustedes se preguntan, qué habrá sido de la vida de fulano o sutanejo, como es que después de haber hecho mas rico a un o una figura, ahora lo vemos en las calles cogiendo motoconchos para transportarse.
Hace poco murió Frank Muñoz, el actor que mejor haya caracterizado a un gay, ese que puso a brillar a Perdone la hora, también Frank Suero falleció hace varios meses, y según supimos, murió en la miseria, después de haber ayudado a hacer fortuna a otros.  Nicolás Díaz (Margaro), una estrella, hombre que solo tiene que pararse delante de las cámaras para que todos rían de sus ocurrencias, casi pierde la vida mientras laboraba como guachimán. 
Para nadie es un secreto que gracias a Margaro, varios programas de televisión eran tenían alto rating,  pues eran vistos, porque todos esperábamos sus personajes.
El mensaje que queremos dejar con este comentario, es que la luz del sol debe dar a todos.  No podemos ser tan mezquinos e ingratos, recuerden que todo lo que le quitamos a otros aquí en la tierra se queda.


No sigan abusando de estos muchachos, en su mayoría de humildes barrios, que solo consiguen la fama, mas no el moro de su familia. Caramba!! Ya basta de mediocridad, todos tendremos que rendirle cuentas al Supremo algún día, y mientras menos tengamos pendiente, pues mejor nos irá.
Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *