mié. May 22nd, 2019

Carta abierta a Faride Raful

Fuente: http://lavegainforma.com/carta-abierta-a-faride-raful/

La diputada Faride Raful satanizó el apoyo del gobierno a los pequeños medios de comunicación. Para quien desconozca el fondo, el gobierno solventó repartir el pastel publicitario dando participación directa a los medios de comunicación, en su mayoría pequeños, de todos los pueblos del país. Este gesto democrático ventiló un abanico de posibilidades para aquellos que ejercen en sus respectivas localidades el ejercicio de la comunicación, erradicando la tradicional costumbre de orientar todo el presupuesto publicitario a las pocas empresas propietarias de plantas televisoras y periódicos impresos.

La diputada por el PRM se quejó con la amargura tradicional de aquellos que se encuentran todo mal de que se apoyara a “medios digitales y periodistas a los cuales nunca hemos escuchado”, como si la relevancia de un medio pende de si Faride los escuchó o no. Está bien que sea Raful, pero no es Borbón.

Así que no escatimó en minimizar e intentar ridiculizar a los pequeños medios con el alegato pseudopopulista de que “tienen 20, 10… 15 seguidores”. Quizás Faride concibe que Twitter es el universo de las redes en República Dominicana, desconoce que en los llamados “pueblos” esta red pasa desapercibida y la gente utiliza otras plataformas como Facebook e Instagram, así encontramos cuentas de pequeños medios con 100 seguidores en Twitter, pero miles en Facebook. De hecho existe uno que otro pequeño medio local que tiene casi 100,000 seguidores en Facebook y menos de 200 en Twitter.

En todo caso, la importancia de estos medios para la pluralidad comunicacional no reside por antonomasia en la cantidad de “seguidores” de sus cuentas de Twitter. Muchos de estos pequeños medios han producido noticias que se viralizan y se difunden masivamente, noticias importantes que de otra forma pasarían desapercibidas. Noticias que nadie cubriría.

Si aplicamos el razonamiento de Faride, debemos reducir la importancia de la obra de un escritor a su cantidad de lectores, así elevaríamos a nuestro parnaso literario a todos aquellos “influencers” cuyas publicaciones son leídas por miles a diario en las redes, sustituyendo a Pedro Mir, René del Risco, Manuel del Cabral, Pedro Henríquez Ureña, incluso a su padre, el prodigioso y genial Tony Raful.

Por otra parte, los medios no surgen grandes. Muchos de estos pequeños medios están en sus etapas tempranas, y el empuje que les da el gobierno es un aliciente, tal como lo es un crédito de Banca Solidaria para un salón de belleza que abre sus puertas. No se puede esperar que en dos meses un medio que, si se dedica a cubrir la actualidad de una comunidad pequeña, tenga miles de lectores. Quizás no los tenga nunca, pero no deja de ser importante para su comunidad.

Lo ininteligible, rocambolesco y confuso del planteamiento de Faride es que acusa a estos medios (chiquitos que nadie sigue) de promover la obra del gobierno, que a decir verdad es mucha (he aquí la verdadera piedra que molesta en el zapato), y que con esta información abruman las redes y hacen mucha bulla.

La democratización del pastel publicitario ni el PRM ni Faride podrán eliminarla. Se acabó el monopolio de las élites. Los chiquitos seguiremos trabajando, creciendo, y ahora, también caminando juntos como hormigas.

En nombre del equipo,

Félix Lantigua
Director La Vega Informa

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *